X

Menu

Cantar En Medio de la Afflición

Cantar, danzar y dar gracias a Dios cuando todo va bien es fácil y cómodo. Pero una alabanza que sale en medio de la angustia, la incomprensión, o el dolor, es aquella que produce confianza, fe inquebrantable y victoria en medio de la crisis. Si mantienes un cantico de exaltación al que TODO PODEROSO, Jehová Elihon, te aseguro que te mantendrás a flote en medio de la tormenta y tus mejores días están por llegar. ¡Lo Sobrenatural de Dios intervendrá en lo natural!

La Biblia registra hombres y mujeres que pudieron dar una alabanza al Rey de Reyes por encima de las dificultades. En medio de una persecución por el rey Saúl que lo buscaba para matarle, el joven David tuvo que huir y esconderse en una cueva para protegerse. “David se fue de allí y huyó a la cueva de Adulam. Cuando sus hermanos y todos sus parientes lo supieron, fueron a reunirse con él. También se le unieron todos los oprimidos, todos los que tenían deudas y todos los descontentos, y David llegó a ser su capitán. Los que andaban con él eran como cuatrocientos hombres.” 1 Samuel 22:1-2 DHH

En medio de esta circunstancias el perseguido y angustiado David comienza a escribir un gran canto de confianza registrado en el Salmo 57: 1-4 “¡Ten compasión de mí, Dios mío! ¡Ten compasión de mí, porque en ti busco protección! ¡Quiero que me protejas bajo la sombra de tus alas hasta que pase el peligro! Dios altísimo, te llamo porque siempre me ayudas. Tiéndeme la mano desde el cielo, porque tu amor es constante. Tiéndeme la mano, Dios mío, y sálvame de mis enemigos. Estoy por el suelo, rodeado de leones; rodeado de hombres que parecen bestias. En vez de dientes, tienen lanzas y flechas; en vez de lengua, tienen una espada afilada.”

Aunque está angustiado él no niega su realidad, en la cual él vive. Se enfoque en cómo sobrevivir ante tal circunstancia, él se dirige al que todo lo puede y eleva un clamor de lo profundo de su alma para hallar descanso. No quiero subestimar tu dolor, tu confusión o tu profunda angustia por la perdida, soledad o crisis financiera, enfermedad o familiar. Quiero animarte a que te mantengas airoso a pesar de haber depositado todo en las manos de Dios. Exprésale cómo te sientes, que te atemoriza y aun lo que no entiendes. Levanta ese llamado con amor y fe creyendo que al que clama Él le responde y promete dar en Isaías 61:3 “perfume de alegría en vez de llanto, cantos de alabanza en vez de desesperación.” Los cuales continua diciendo: “Los llamarán robles victoriosos, plantados por el Señor para mostrar su gloria.”

El Rey David continuo cantando en Salmo 57 y declara que el mal que esperan hacerle se volverá contra sus enemigos: “Pero tú, mi Dios, estás por encima del cielo; ¡eres tan grande que cubres toda la tierra! 6 Esa gente me tendió una trampa para hacerme caer en ella. ¡Eso me puso muy triste! Querían que me cayera en ese hoyo, pero ellos fueron los que cayeron. 7 Dios mío, mi corazón está dispuesto a cantarte himnos. 8 ¡Voy a despertarme! ¡Despertaré al arpa y a la lira! ¡Despertaré al nuevo día! 9 Dios mío, yo te alabaré entre los pueblos, te cantaré himnos entre las naciones. 10 Tan grande y constante es tu amor que llega hasta los cielos.11 Tú, mi Dios, sobrepasas los cielos; ¡eres tan grande que cubres toda la tierra!” En medio de la aflicción el guerrero David es un adorador. Su expresión de gratitud y reconocimiento en su espíritu no se fortalecieron por la gravedad del problema sino por la grandeza del Dios a quien él clamaba. Enfocarte en él Dios que crees y sirves te ayudará a ver que tus fuerzas son insuficientes para resolver o cambiar el problema pero las fuerzas del Omnipotente Dios todo lo puede. Tu mente y tus emociones no podrán sucumbir en la depresión o al ataque de pánico porque tienes sobre tu vida un gran muro de contención que se llama “Una alabanza al Dios Altísimo y Poderoso.”

El escritor Jim Raley en el libro Los asesinos de sueños dice: “Compare su situación con su sueño. Su sueño hará que la alabanza se mantenga en su boca cuando el dolor trate de destruirle el corazón.” O sea, si puedes ver al Dios que amas en medio del dolor entenderás que tu victoria está próxima a llegar y que el Dios Sobrenatural entrará en lo natural y el resultado será un gran milagro. Cuando Job pasó por los momentos difíciles en medio de su perdida, traición y enfermedad conoció quien era Dios en medio de, “He sabido de ti sólo de oídas, pero ahora mis ojos te ven. Por eso me retracto, y me arrepiento en polvo y ceniza.” Job 42:5-6

Comienza a declarar la inmensidad de Dios por quien él es y no por lo que puedas estar pasando y veras que tus fuerzas volverán a resurgir, tu sonrisa volverá a salir y tus sueños volverán a volar. No permitas que tu dolor doblegue tu espíritu y alma sino elévalos a la dimensión de donde Dios habita en lo celestial.

« Previous Post
Next Post »