X

Menu

Padres e hijos: consejos para una mejor relación

La relación entre padres e hijos es uno de los lazos sociales duraderos más largos que los seres humanos establecen.
Tal como cualquier otra relación, construir una relación positiva entre padres e hijos requiere trabajo y esfuerzo para que sea fuerte y exitosa.
[pullquote1 align=”left” variation=”red”]El ser padre no es fácil, pero el mantener relaciones cercanas y buena comunicación permite que los padres e hijos permanezcan conectados durante todas las etapas de su crecimiento.[/pullquote1]

La falta de relación entre padres e hijos puede causar problemas emocionales tanto en la vida de los hijos como en la de los padres.

Aquí están algunas sugerencias para establecer una relación fuerte y saludable entre padres e hijos.
Respeto
El respeto debe ser algo mutuo. No porque el padre sea el adulto significa que el hijo no merece respeto. Es importante valorizar los diferentes puntos de vista y admitir cuando uno falla. El respeto se demuestra siendo cortez y amable y valorizando los sentimientos del otro. Como padres debemos modelar lo que esperamos de nuestros hijos.
Pasar tiempo juntos
Las familias de hoy dia están bien ocupadas. Entre el trabajo, las tareas y otros asuntos, no queda tiempo para disfrutar tiempo con la familia. Es importante sacar un tiempo especifico para pasar con los hijos. De esta manera como padres podemos demostrar que ellos son importantes para nosotros.
Decirles “Te Amo”
Aunque que las acciones son más fuertes que las palabras, es bien importante decir “Te Amo”. Al decir “Te Amo” reafirmamos nuestros sentimientos y les dejamos saber que no importa lo que pase estaremos ahí para ellos. Ayudamos a que nuestros hijos desarollen su auto estima y tengan un concepto positivo de si mismos. Al decir “Te Amo” como padres ayudamos a nuestros hijos a aprender amarse, amar a otros, tener estabilidad mental, ser capaces e independientes durante su desarrollo hacia ser adultos.
Cumplir promesas
El cumpliento de nuestra palabra es lo que demuestra nuestra integridad como persona. Al mantener nuestras promesas nos ganamos la confianza y respeto de nuestros hijos. En momentos donde no es posible cumplir lo que prometimos es importante ser sinceros para no crear falsas expectativas en nuestros hijos. Si nosotros como padres cumplimos con nuestra palabra es bien probable que nuestros hijos hagan lo mismo.

« Previous Post
Next Post »